ACEU

Pañitos de agua tibia a la Crisis Universitaria. ¿Son suficientes los Acuerdos de Duque con los rectores?

Pañitos de agua tibia a la Crisis Universitaria. ¿Son suficientes los Acuerdos de Duque con los rectores?

Por: Juan Pablo Rubiano

Desde el 11 de Octubre del presente año los estudiantes de la mayoría de las Instituciones de Educación Superior públicas (IES) se encuentran en paro, la razón fundamental es que éstas sufren una crisis Financiera que pone en riesgo su sostenibilidad a corto y largo plazo. Según el Sistema Universitario Estatal (SUE) las universidades públicas tienen un déficit de funcionamiento de 3,2 billones de pesos, mientras que el de inversión (que recoge la construcción de edificios, el bienestar universitario, la inversión en laboratorios, tecnologías de información y comunicación, etc.) asciende a 15 billones de pesos. Por otro lado, las instituciones técnicas y tecnológicas (ITTs) tienen un déficit de 1,7 billones de pesos.

A raíz de este déficit, se han realizado diversas movilizaciones masivas por parte de las estudiantes, trabajadoras, profesoras y directivas de las IES que han ejercido presión al gobierno nacional, por lo que al presidente Iván Duque le ha tocado prometer aumentos de recursos. En un primer momento anunció 500 mil millones de pesos para la educación superior, de los cuales sólo 55 mil se dirigen a las universidades públicas, varios días después se reunió con los rectores de las universidades públicas y con la Red de Instituciones Técnicas y Tecnológicas; de esta reunión salió un acuerdo que busca aumentar la base presupuestal y la inversión a las IES públicas. Sin embargo, ni los 500 mil millones de pesos, ni el acuerdo al que se llegó, son suficientes para subsanar el déficit de las IES y tampoco reconocen las peticiones de las estudiantes, se lo explicamos a continuación.

Sobre la “Generación E”

La Generación E, propuesta por el gobierno en los últimos días como reemplazo del programa “Ser Pilo Paga” se plantea como alternativa para aumentar el acceso a la educación superior al mismo tiempo que supera los problemas desencadenados del extinto programa. Sin embargo, este programa no es más que la continuación de las políticas de financiación a la demanda, las cuales desvían recursos públicos a universidades privadas, mientras que a las universidades públicas las han dejado a un de lado.

Con este programa se proyecta lograr el acceso de 320.000 jóvenes a la Educación superior durante los 4 años del periodo presidencial destinando la cifra de 3,6 Billones de pesos, cifra cercana a las necesidades que tienen las IES públicas. Pero el programa no solamente es la continuidad de “Ser Pilo Paga”, es también la inauguración de la Financiación Contingente al Ingreso (FCI) y el endeudamiento de por vida como forma de facilitar el acceso a la educación por parte del gobierno. La generación E no será otra que la generación Endeudada.

En un primer momento el Duque prometió 500 mil millones para la educación superior pública, pero estos recursos no son suficientes ya que no van en su totalidad a las IES públicas, sino que se distribuirán de la siguiente forma:

  • $55 mil millones irán para el funcionamiento de las IES públicas
  • $223 mil millones destinados para inversión en las IES.
  • $101 mil millones al programa “Generación E”
  • $121 mil millones para gratuidad focalizada

El acuerdo de Duque y los Rectores.

Los rectores de las universidades públicas y el gobierno nacional han firmado un acuerdo en el que se reconocen “las dificultades y retos en materia financiera de las instituciones de educación superior públicas” y en el que el gobierno se compromete a dar unos recursos para las IES públicas.

El acuerdo especifica que se aumentara en términos reales (sin incluir la información) la base presupuestal de las IES en un 3 % para 2019 y en un 4% para 2020, 2021, 2022. Esto quiere decir que para 2022 el gobierno habrá aumentado alrededor de 0.48 billones de pesos a las IES.

Según estudio del Sistema Universitario Estatal (SUE) el problema de financiación de las IES públicas viene de los artículos 86 y 87 de la ley 30, los cuales regulan el financiamiento de la educación superior pública. De estos sale que el aumento del presupuesto de las IES será igual a la inflación. Esto quiere decir que en términos reales las universidades públicas han mantenido su presupuesto para funcionamiento prácticamente congelado desde 1992. Sin embargo, conforme van aumentando la cantidad de estudiantes y la formación de los profesores, también aumentan las necesidades y los costos de las universidades públicas.

El mismo estudio del SUE nos dice que solamente el gasto por el incremento salarial es como mínimo de 4% por encima de la inflación. Es decir que, con el aumento de 4% que duque promete solo lograría evitar que el déficit se acreciente, sin embargo, este seguiría igual.

Fuente: SUE, 2018

 

Por otro lado, el presidente Duque promete que le dará a las IES públicas $300 mil millones cada año hasta 2022, es decir un total de 1.2 billones. Sumado a esto, promete un billón de pesos de regalías, dinero que dependería de la gestión de los alcaldes y gobernadores.

En total, el presidente promete 0.53 billones de pesos para funcionamiento y 2.4 billones de pesos para inversión (de los cuales el billón de pesos de las regalías no es seguro y se dividiría en dos años), Mientras que lo que las IES necesitan es de 4.9 billones de pesos para funcionamiento y 15 billones para inversión.

El gobierno no ha mostrado la suficiente voluntad política para sentarse a negociar soluciones reales a los problemas de la educación superior, por lo cual los estudiantes debemos mantener y aumentar la presión para obtener una mesa de negociación en la que tengan voz y voto todos los estamentos de las universidades e ITT’s. El paro nacional, construido por estudiantes de todo el país sigue en píe en tanto las exigencias no sean escuchadas, como estudiantes no aceptamos la imposición de unos acuerdos por encima de la comunidad universitaria, mucho menos cuando estos no atienden a las necesidades reales de nuestras casas de estudio.

Leave a Comment