ACEU

21 años de lucha estudiantil en la feria del libro

Así es, el primero de mayo a las 2:00 pm en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, se realizará el lanzamiento del libro “Esbozo para una historia del movimiento estudiantil universitario colombiano: 21 años de lucha, organización y resistencia ante la consolidación del neoliberalismo” escrito por Sebastian Cristancho.

Desde la política de privatización y mercantilización impulsada en los 90’s hasta los debates y argumentos desarrollados por el estudiantado año a año, este libro es un importante aporte al conocimiento de los escenarios construidos y las luchas que se han desarrollado en nombre de la defensa de la educación.

El panel estará acompañado del profesor Miguel Ángel Beltrán, el ex vocero de la MANE Álvaro Forero y el presidente de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios (ASPU) Pedro Hernandez.

Por la paz: Educación pública, gratuita y de calidad

La creciente formulación de falsas disyuntivas en el país alrededor de la consecución de los acuerdos de La Habana entre el gobierno Nacional y la insurgencia de las FARC-EP y una política de cambio anticorrupción, ha propiciado un espacio de especulación e incoherencia en algunas de las fuerzas políticas que hacen presencia en nuestro país, teniendo una gran resonancia en la configuración del debate sobre el futuro de la educación y el movimiento estudiantil por la PAZ.

Y es que se olvidaría, por algunos sectores de la sociedad, que la necesidad de poner fin al conflicto armado con las FARC, debía propender a intentar frenar algunos de los factores que dieron origen a éste mismo, y estructurar (no en su totalidad) un enramado político jurídico que solucionara aspectos que limitaban la participación y el desarrollo de los pobladores más desfavorecidos de nuestro territorio. Sin embargo, pretender desde la pasividad defender la actual aprobación de los acuerdos que se hace por medio del Congreso de la República podría presentarse aún más incoherente, y una manera sórdida con que se aprueba por parte del gobierno cambios a los acuerdos como sucedió con la Jurisdicción especial para la paz (JEP), su controvertida intención de establecer una protección especial a civiles involucrados en el conflicto o la controversial Responsabilidad de Mando (RdM) en donde en aras de formular una propuesta que generara mayor aceptabilidad por los militares implicados en el conflicto estableció lo que podría ser una inestabilidad jurídica para éste punto de los acuerdos frente a la CPI, o la manera como se pretendía presentar la política educativa del gobierno nacional, el SNET por medio del Fast Track acordado para los acuerdos de La Habana.

No podrá entenderse como contrario la actual batalla por la defensa de lo acordado entre el gobierno nacional y la insurgencia, así como la defensa de la mesa de negociación con el ELN, a la lucha por una educación pública gratuita y de calidad, ni podrá tratar de priorizarse la una sobre la otra en momentos en que es necesario un sujeto integral capaz de formular una hoja de ruta para los cambios necesarios en nuestro país, que hacen indispensable una actitud activa y una discusión en aras de fortalecer y fecundar el movimiento estudiantil para la paz, que atraviesa hoy más que nunca por derrotar la política de austeridad del gobierno nacional frente a la crisis financiera de nuestras instituciones, de gobernabilidad y autonomía; un caballo de batalla que requiere reagrupar al entero del estudiantado capaz de generar propuesta hacia el nuevo país que queremos construir.

Sin angustias ni diatribas debe seguir consolidándose el movimiento estudiantil por la paz, un cúmulo de esfuerzos para hacer posible hoy el sueño de construir una Colombia en paz que formule los cambios necesarios que nuestro país necesita, teniendo como herramienta necesaria los acuerdos que se presentaron al país, como una deuda histórica para con gran parte de la población de nuestro territorio, y ser un bastión y punto de partida en la batalla de ideas, sin ambivalencias por hacer respetar lo pactado y contra una política que mercantilice aún más la educación en nuestro país, hoy y siempre #AbrazaLaPAZ.